Sociedad Entre Pandemias verá la luz enseguida. En esta segunda entrada Milagros Pérez Oliva, autora del capítulo Fake News. La posverdad como arma de desinformación masiva escribe:

“En situaciones de crisis, la difusión de teorías aberrantes y noticias falsas puede tener graves consecuencias. Un estudio publicado en agosto de 2020 en el American Journal of Tropical Medicine and Hygiene sobre la cobertura mediática durante los primeros meses de la pandemia identificó un total de 2.311 noticias falsas, rumores, teorías de la conspiraciones y bulos sobre el coronavirus. Entre ellas noticias sobre falsos tratamientos, desde una combinación de orina de camello y cal a la solución clorada de un conocido curandero catalán. Lo peor es que algunas de estas teorías, como las supuestas propiedades del metanol contra la Covid-19, se han difundido masivamente. La Food and Drug Administration, la agencia norteamericana de control de medicamentos tuvo que emitir en julio un comunicado advirtiendo a los consumidores y profesionales de la salud “sobre los desinfectantes de manos que contienen metanol o alcohol de madera, una sustancia que no es apta para productos desinfectantes de manos y que puede ser tóxica cuando se absorbe a través de la piel y mortal cuando se ingiere”. La agencia afirma tener constancia de “eventos adversos recientes como ceguera, hospitalizaciones y fallecimientos de adultos y niños que han ingerido productos con metanol”. El mencionado estudio estima que la difusión de este falso remedio provocó unas 5.900 hospitalizaciones, 800 muertes y 60 casos de ceguera. 

Estamos muy lejos de poder evaluar el alcance de la desinformación y los daños que ha causado en esta pandemia. Lo que sí sabemos es que cada vez resulta más difícil contrarrestar sus efectos porque estos bulos, por su propia naturaleza, se mueven por las redes sociales con mucha rapidez empujados por personas que recelan del sistema, incluida la ciencia, y por tanto, en determinados medios tienen mucha más capacidad de penetración que las noticias basadas en la evidencia científica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s